» Acceso proveedores » Acceso trabajadores » Canales de denuncia » Transparencia activa

En Codelco nos reinventamos para ser más productivos y competitivos

En 2017 el precio del cobre se recuperó, después de pasar años a la baja, llegando en 2016 a la peor crisis vivida por Codelco y la mayoría de las empresas de la minería mundial.

COMPARTIR
  • Linkedin
  • Facebook
  • Twitter
Disminuir Fuente Aumentar Fuente Imprimir

  Imagen foto_00000001

 

Al igual que gran parte de la industria minera, en Codelco atravesamos entre 2014 y 2016 una profunda crisis, la más grande de nuestra historia. Esto se tradujo en que, por primera vez desde la nacionalización del cobre en 1971, nuestra empresa presentó trimestres consecutivos sin excedentes.

Las explicaciones son variadas y las responsabilidades compartidas. Entre 2000 y 2013 nuestra empresa retrocedió 15 lugares en competitividad en la minería mundial, nuestros yacimientos comenzaron a caer drásticamente en sus leyes y nuestros costos directos aumentaron 29%, sólo entre 2011 y 2014.

Por otro lado, el precio del cobre disminuyó drásticamente. China, el principal consumidor de cobre del mundo, bajó su demanda debido a su escaso crecimiento económico y paralelamente, comenzamos a enfrentar nuevos competidores a nivel mundial que acrecentaron la oferta de cobre. Estos dos hechos hicieron que el precio del metal bajara estrepitosamente: de 311,3 centavos de dólar la libra promedio en 2014 a 220,6 c/lb en promedio en 2016. Es decir, por cada 100 dólares que recibíamos en 2014, en 2016 recaudábamos sólo 71.

Haciendo un poco de historia, durante más de veinte años (1985-2006) nuestra empresa tuvo costos directos (C1) bajos, de 61,9 c/lb*, que nos situaban en el primer cuartil de la industria, el más competitivo a nivel mundial. Sin embargo, el boom del precio del cobre, que tomó fuerza en 2007, llevó al alza de nuestros costos, hasta alcanzar los 156,5 c/lb* en 2012, lo que nos ubicó en el tercer cuartil. De esta manera, el súper ciclo del cobre dejó como herencia elevados costos de producción que mermaron la competitividad de nuestra compañía y la de Chile en la industria del cobre mundial.

Otro factor que explica nuestra crisis es la baja inversión histórica: en el período 2005-2017 fuimos capitalizados y retuvimos utilidades por el equivalente al 12% de la utilidad neta comparable, una cifra muy por debajo del promedio de la industria, que alcanza una reinversión cercana al 40% de sus utilidades. La estrechez financiera producto de la baja capitalización histórica nos obligó a endeudarnos para pagar las inversiones más urgentes.

Un último factor fue la baja productividad. Nuestra empresa paulatinamente se ubicó entre las faenas con menor productividad respecto de operaciones de Chile y del extranjero.

En ese contexto, fue urgente iniciar un proceso transformador que involucrara a todos los estamentos, para garantizar el futuro de la compañía con una agresiva reducción de costos operacionales y un aumento de la productividad, junto con una cartera de proyectos estructurales, a la que le aplicamos una racionalización en sus costos de inversión, con el fin de mejorar nuestra competitividad en relación al promedio del resto del sector y generar mayores excedentes para Chile.

En 2017 generamos excedentes por US$ 2.885 millones que, comparados con los US$ 500 millones generados el año anterior, significan un incremento de 477%, debido principalmente al aumento del precio del cobre y del molibdeno, ambos en un 27%; a la mejora en los resultados de filiales, y a las mejores cifras conseguidas en productividad y costos.

El concepto de excedentes corresponde a los resultados antes de los impuestos a la renta y de la Ley N° 13.196 (Ley Reservada del Cobre), que grava con 10% al retorno por la venta en el exterior de cobre y subproductos propios.

Hasta diciembre de 2017, el Ebitda consolidado (ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización) alcanzó los US$ 5.661 millones, superior en un 94% al de 2016, de US$ 2.918 millones.

Nuestra utilidad comparable, que se calcula aplicando el régimen tributario de las empresas privadas, fue de US$ 1.936 millones en 2017, que es más de seis veces la del año anterior, cuando logramos US$ 320 millones (estados financieros individuales).